Compartir
Publicidad
Yayo Daporta, cocina contemporánea con el mejor producto gallego en las Rías Baixas
Restaurantes

Yayo Daporta, cocina contemporánea con el mejor producto gallego en las Rías Baixas

Publicidad
Publicidad

Cuando alguien viene de viaje a Galicia entre los motivos del viaje siempre suelen estar el mar y la gastronomía. Las Rías Baixas, en particular, están entre los destinos en los que mejor confluyen esas dos cosas. El clima es mejor que en otras zonas de Galicia y eso permite disfrutar al máximo de sus maravillosas playas y la materia prima para elaborar recetas es de lo mejor.

Si eso lo unimos con un gran chef, como Yayo Daporta, que sepa convertir ese producto en un sorprendente y exquisito plato de cocina contemporánea, la mejor experiencia está garantizada. Su restaurante, con una estrella Michelin más que merecida, está en Cambados en una antigua casa señorial restaurada a pocos metros del puerto y ofrece una carta amplia y variada que os garantizo, porque este sí que lo he probado, que os va a enamorar.

Img 063

Un restaurante con estrella Michelin suele tener un precio más o menos elevado que impide que podamos ir a comer allí cada día, pero sin duda es una excelente opción para una celebración, para una ocasión especial o para de vez en cuando aunque no tengamos nada en concreto que celebrar, simplemente por el placer de disfrutar de una fantástica comida en un ambiente agradable y buena compañía.

Con todo este no es de los más caros, si bien hay un menú degustación de 10 platos, en homenaje al décimo aniversario, que cuesta 75 euros por persona, también hay uno de 55 euros con ocho platos y la opción de elegir dos primeros, un segundo y un postre, por 45 euros, a la carta. Yo opté por esta tercera opción, porque los menús degustación suelen ser demasiado excesivos para mi y porque normalmente incluyen algún pescadito crudo... Y aunque os prometo que lo he intentado más de una vez, por moderno que sea, yo con el pescado crudo no puedo.

La Foto 4

Es curioso que para elegir el vino puedes ir tú directamente a la bodega y escoger entre todas las botellas, nosotros optamos por el albariño Lagar de Costa cosecha de 2014, que premiado en agosto de 2015 como el mejor de las Rías Baixas. Un detalle que me encantó fue que para empezar, mientras que esperábamos por lo que habíamos pedido, nos trajeron un Tapenade de aceitunas y una Mouse de coliflor, berberechos y reducción de café cortesía de la casa, además del pan acompañado con un aceite de oliva virgen extra, también gallego, Eidos de Iria.

Cuando parecía que la cosa no podía ir a mejor empezaron a llegar los primeros. De entre ellos os enseño, por ejemplo, el Canelón de Arroz cremoso con Pulpo, que estaba delicioso con el auténtico sabor del pulpo 'á Feira' pero en un concepto totalmente revolucionario. También probamos el Dúo de Terrina de foie-gras, con queso de Arzúa y calabaza caramelizada y con raviolis de membrillo relleno de yogur y las Vieiras de cambados a la gallega versión 2015, simplemente espectaculares.

La Foto 5

De segundo pedimos las Cocotxas de merluza al pilpil y el Cabrito asado con suflé de patata al tomillo, que podéis ver en la foto sobre estas líneas. Había otras muchas opciones interesantes como el Xurel asado o el Bonito de Burela... pero van a tener que quedar para otra ocasión, que si algo tengo claro es que voy a repetir.

Añadir además que a medida que te van trayendo los platos, te van explicando en qué consiste cada uno de ellos, cuales son los ingredientes y en muchos casos como han sido preparados. A algunos os parecerá una tontería, pero a mi me encanta que me cuenten algo de la historia del vino con el que estoy maridando o de los platos que me voy a comer.

La Foto 3

Y aún nos faltaban los postres, podríamos haberlos pedido todos, pero optamos por el Imperial de chocolate con helado de café y canutillo de cacao con espuma de citronella y la Crema de leche frita, arroz con leche caramelizado y helado de turrón, en la foto sobre estas líneas.

Con la infusión de frutas variadas, cuidadamente preparada y servida llegó otra degustación de dulces, cortesía de la casa, incluyendo trufas, perlas de chocolate blanco, membrillo de frutos rojos y otras cucadas... Además del saludo del Chef, Yayo Daporta, que salió de la cocina para preguntarnos que tal había estado todo, en mi ya tiene una nueva fan.

La experiencia no puede ser más recomendable porque, además de lo bonito que es Cambados, el edificio del restaurante es precioso y está muy bien decorado y cuidado, la atención es excelente y la comida no puede estar más rica. En el producto gallego de la máxima calidad, la fusión de las recetas tradicionales con las que siempre se ha elaborado y la innovación y originalidad que les añade Yayo Daporta está perfectamente equilibrada y en armonía.

Más información | Yayo Daporta
En Trendencias Lifestyle | '25 años de cocina mítica española', las mejores recetas para el aniversario de Silestone

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio