Compartir
Publicidad

Panna cotta de vainilla. Receta

Panna cotta de vainilla. Receta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es curioso que si llevas un flan a una reunión de amigos quedas como un anticuado y la gente te mira como si le hubieras pedido a tu madre que lo preparara, mientras que si llevas una panna cotta de vainilla, que es más o menos el equivalente italiano (aunque son más diferentes de lo que parecen) quedas como un modernillo de pro y todos alabarán tus dotes culinarias.

Ingredientes para 4 personas

  • 400ml de nata, 1 rama de vainilla, 40g de azúcar, 6 láminas de gelatina*

Elaboración

Preparar una panna cotta es algo mucho más fácil de lo que parece en un primer momento, más fácil incluso que un flan. De hecho, el mismo nombre nos dice lo que tenemos que hacer, ya que panna cotta en italiano significa, literalmente, nata cocida, así que empezaremos calentando la nata en un cazo junto con el azúcar y la rama de vainilla, que habremos abierto longitudinalmente y raspado el interior con un cuchillo.

Mientras calentamos la nata a fuego lento unos diez minutos (no tiene que llegar a hervir del todo), ponemos las láminas de gelatina a hidratarse en una bandeja con litro y medio de agua. En la receta que yo he usado indicaba 18 láminas, pero en mi opinión así queda demasiado densa, así que os recomiendo una tercera parte (unas 6 láminas). No les llevará más de cinco minutos hidratarse, así que cuando estén, las escurrimos apretándolas con la mano y las incorporamos poco a poco a la nata sin dejar de remover.

Panna Cotta de vainilla - 2

Por último, apagamos el fuego y repartimos la nata entre cuatro moldes que habremos enjuagado con agua fría. Tapamos y dejamos que cuaje en la nevera durante cuatro o cinco horas antes de servir.

Tiempo de elaboración | 20 minutos más 4 horas de nevera Dificultad | Fácil

Degustación

Tradicionalmente, la panna cotta de vainilla se sirve acompañada de mermelada de frutos rojos y, si tenemos, también frutos rojos. Su sabor es mucho más lácteo que el del flan, y su textura mucho más gelatinosa, resultando más ligera que éste pero también menos sabrosa, de ahí que la mermelada sea un buen acompañante.

En Trendencias Lifestyle | Flan de queso. Receta de postre

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio