Publicidad

Adiós a las cosas raras flotando entre hielos. ¡Vuelve el gintonic sin florituras!

Adiós a las cosas raras flotando entre hielos. ¡Vuelve el gintonic sin florituras!
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aún recuerdo con espanto la primera y única vez que, en un bar de mi ciudad, me sirvieron un gintonic con pepino. Fue la única porque desde aquella vez siempre pregunto al camarero, antes de confirmar mi pedido, qué cosas me voy a encontrar flotando entre los hielos de mi gintonic y según lo que me conteste ya yo decido lo que le pido.

Y es que hay que ver lo fuerte que les ha dado a los barman con echar un montón de cosas raras al gintonic, que si te llevas un tupper al pub y vas haciendo recolección, casi juntas para una ensalada. Está claro que lo de los gintonics insólitos se nos está yendo de las manos y toca volver al gintonic sin florituras. Precisamente bajo ese lema Beefeater London Gin College imparte cursos sobre ginebra y gintonic y nosotros hemos tenido la suerte de poder asistir a uno de ellos en el Espacio The Room en A Coruña.

El curso se divide en tres partes: una clase de historia de la ginebra, otra clase sobre los botánicos implicados en el proceso de destilación y una sesión de cata comparativa entre varias ginebras y coctelería. No os voy a desvelar aquí todos los detalles, porque aún estáis a tiempo de asistir al curso, que se celebra en A Coruña durante toda la semana o de participar en la versión online, que es novedosa en esta edición. Pero sí que vamos a hacer un resumen de algunas de las cosas más curiosas que hemos aprendido.

Clase de historia de la ginebra

london gin college 3

En la clase de historia de la ginebra, nos han contado como en sus orígenes la ginebra surge como algo más medicinal que lúdico. La ginebra se destiló en un primer momento en Holanda y se consumía porque era buena para el estómago y también para las lumbares. Pero pronto los holandeses, que destilaban muy bien el enebro, empezaron a consumir ginebra por puro placer.

La ginebra se empieza a destilar en Inglaterra cuando en el siglo XVII se prohibe su importación y se sube el precio de la cerveza. En un primer momento era una ginebra homemade de mala calidad y asociada como bebida de las clases bajas. Pero pronto se acortó su nombre a Gin, se legisló y se subieron sus impuestos, se mejoró su calidad y pasó así a ser bebida de la clase alta.

En 1862 James Burrough, que hasta ese momento había sido farmacéutico, establece su primera destilería en Chelsea, este sería el origen de Beefeater. Toda la ginebra de la marca Beefeater que hoy en día bebemos se fabrica en Londres y se llama London Gin, aunque en realidad esto es un tipo de ginebra, y no tiene nada que ver con el lugar de su fabricación.

Clase de botánicos

enebro

Después de conocer un poco más acerca de la historia de la ginebra, llega el momento de ver, tocar y oler los botánicos que intervienen en su proceso de destilación. Si una ginebra no sabe a enebro, probablemente no debería llamarse ginebra. La London Gin lleva enebro, junto con otros botánicos naturales, se destila solo una vez y solo puede llevar como aditivo agua pura para rebajar el grado de alcohol.

Los botánicos que forman parte de la ginebra de Beefeater son, además del enebro, corteza de naranja, corteza de limón, por cierto ambas españolas, raíz de iris, semilla de cilantro, semilla de angélica, almendras, raíz de angélica y regaliz. En la variedad Beefeater 24 se añaden otros tres que son el té sencha japonés, el pomelo rojo y el té verde chino.

Los botánicos maceran juntos durante 24 horas para conseguir más sabor, después se destila en el alambique y posteriormente se rebaja el grado de alcohol con agua pura escocesa. Los diferentes botánicos y sus proporciones hacen que la ginebra además del aroma y el sabor a enebro, tenga también otras esencias con un punto más cítrico o más herbal...

Cata comparativa de ginebras y coctelería

london gin college 2

Precisamente es eso lo que se intenta distinguir en la cata y es realmente complicado. Por mi experiencia os puedo decir que hueles y pruebas unas y otras ginebras y notas que son muy distintas, pero te resulta complicado explicar con palabras las diferencias entre su aroma y su sabor y más aún poner nombre a esos olores y sabores.

Pero vamos a lo que os interesa que en realidad yo sé que lo que queréis saber es como se prepara un buen gintonic. Pues bien, nada de cosas flotando entre hielos, solo corteza de limón y nada de echar la tónica a través del mango de la cucharilla para romper la burbuja, que a mi siempre me ha parecido una guarrería es algo que queda muy exótico y muy de entendido pero, en realidad, al gintonic le resta frescor.

Añadir otros consejos como que hay que echar mucho, mucho hielo, cuanto más mejor, porque así conseguiremos que enfríe sin que se derrita y que para calcular bien la cantidad de ginebra podemos contar hasta cinco mientras cae el chorro. Después del hielo, la ginebra y la tónica, el toque final lo pone la corteza de limón que rompemos sobre nuestra copa antes de echarla en ella. Y así de fácil es volver a disfrutar del gintonic sin complicaciones y sin florituras.

Más información | Beefeater London Gin College En Trendencias Lifestyle | Bobby Gin, el perfecto lugar para rendir culto al gintonic

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir