Compartir
Publicidad

BMW sigue apostando por la electricidad: el i8 deja de ser sólo un prototipo

BMW sigue apostando por la electricidad: el i8 deja de ser sólo un prototipo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un par de meses, BMW nos descubría por donde iban a ir los tiros en cuanto al lujo “híbrido-enchufable” y utilitario. El i3 es la apuesta de la marca alemana para un segmento que cuenta con unos cuantos miembros ya pero en el que el lujo aún no había terminado de hacer acto de presencia.

Eso es justo lo contrario que ocurre entre los deportivos, donde ya hay unos cuantos coches que aúnan las ventajas de los motores eléctricos con las prestaciones de los tradicionales motores de combustión, ofreciendo mucha potencia pero a un consumo mucho menor. Y ahí es precisamente donde BMW quiere colocar su nueva joya de la corona híbrida, el i8.

BMW-i8-2

No es nuevo, precisamente. Llevamos meses viéndolo de una guisa ligeramente diferente, la del prototipo que se ha paseado por las carreteras para superar todas las pruebas a las que se somete a uno de estos coches antes de ponerlo a la venta, pero, a diferencia de otros casos, ahora que la Bayerische Motoren Werke ha destapado el modelo definitivo, vemos que ha preferido mantenerlo casi intacto, como ya ocurriera también con el i3.

La puesta de largo ha sido en el Salón del Automóvil de Frankfurt y tras haber destapado “la lona que lo cubría”, vemos que estamos ante un vehículo de líneas futuristas que comparte con su hermano pequeño el i3 el dominio de la bicromía en la carrocería aderezado con líneas azules por aquí y por allá.

BMW-i8-3

BMW i8, el deportivo del futuro

Del diseño del coupé 2+2 llaman la atención sobre todo su frontal futurista, de faros afilados y con los riñones típicos de la marca muy “comprimidos” en esta ocasión. En esta zona, el ADN de marca se mantiene ligeramente, aunque se echan de menos los dos aros luminosos típicos en los faros de otros modelos de BMW.

En el lateral, las líneas típicas de un coupé nos muestran a un coche muy bajo, en el que destacan sobre todos sus peculiares puertas, de esas que se vienen llamando LSD (Lamborghini Style Doors) que han pasado de ser íntegramente de vidrio en el prototipo a estar fabricadas en metal.

BMW-i8-4

Pero es al llegar nuestra vista a la parte trasera del i8 donde éste realmente sorprende, al encontrarnos una zaga que nada tiene que ver con ningún otro modelo de la marca bávara excepto de lejos, con el i3 y en la que tanto el precioso diseño de las luces traseras como las llamativas líneas azules distintivas de su carácter híbrido serán quienes se lleven toda nuestra atención.

Bajo su capó, como no podía ser de otra manera, encontramos potencia de sobra para casi cualquier mortal. El motor de combustión tricilíndrico (primero de estas características en ser montado por la marca) de 1.499 cc ofrece 231 cv que, combinados con el eléctrico suben hasta los 362, capaces de llevarnos hasta la siempre autolimitada velocidad de 250 km/h.

BMW-i8-5

Lujo deportivo... y eléctrico

Y sí en su exterior y en la motorización el i8 es capaz de despistar a los menos expertos, en el interior no deja lugar a dudas: es un BMW y se nota. Su consola, ligeramente desplazada hacia el conductor luce el look típico de los modelos de la marca, aunque aquí vuelven a hacer acto de presencia las líneas azules que también aparecen en el exterior del coche.

Materiales y acabados transmiten lujo por los cuatro costados; no podía ser de otra forma en un coche deportivo y de estas características, pero no restan protagonismo tanto a la gran pantalla táctil que preside el salpicadero como al imponente cuadro de relojes, que se presenta también como una pantalla en la que se muestran todos los datos del vehículo y la conducción al conductor.

BMW-i8-6

En definitiva, otro gran deportivo de BMW que sumar a coches como el Serie 6 o los inminentes Serie 2 y Serie 4. Eso sí, con la particularidad de ser algo más ecológico y con la vista puesta en el futuro.

Nos queda por saber quienes podrán hacerse con él si así lo desean, porque el precio del i8, que no verá la luz hasta el 2014, no se ha hecho público aún, aunque probablemente supere los 100.000 euros... Así que algunos tendremos que conformarnos con un Prius como mucho.

BMW-i8-9

En Trendencias Lifestyle | Llega el i3, la apuesta eléctrica y de diseño de BMW | Audi Sport Quattro Concept 2013, otro prototipo para hacernos soñar Más en Motorpasión | BMW i8 2013

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio