Compartir
Publicidad

Le Garrick: un sorprendente rincón francés en el corazón de Londres

Le Garrick: un sorprendente rincón francés en el corazón de Londres
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La cocina francesa siempre ha sido sinónimo de excelencia. Ya sea por la calidad de sus productos o por lo vanguardistas que siempre han sido en el mundo de la gastronomía. Sea por lo que sea, nadie le hace ascos a un plato de quesos y a un buen vino francés. Y es que, si me lo permitís, la esencia de un buen restaurante es esa: buen producto. Si sirves producto de primera calidad no necesitarás añadirle florituras. Y si después puedes añadírselas, estupendo, pero la materia prima es lo primero.

En pleno corazón de Londres, concretamente en la zona de Covent Garden, se encuentra el restaurante Le Garrick donde la buena calidad acompaña al buen servicio y a la hora de pagar la cuenta no recibirás una nota escandalosa, no se puede pedir más.

legarrick.jpg

Le Garrick está decorado "a lo francés", esa horrible bandera (horrible por ser bandera, reclamo de turistas, no por francesa) les delata. Crees que vas a comer en la típica trampa del turista mareado que saliendo de Leicester Square e intentado evitar la españolada, termina pagando el doble en otro restaurante sólo por ser típico de otro país. Pero no, cuando muchos amigos tuyos, nativos y extranjeros, te recomiendan Le Garrick, acabas dándole una merecida oportunidad.

Los camareros franceses (Oh la lá) son atentos y educados, la carta está en francés con divertidas traducciones al inglés parece que mismos ellos se ríen del propio topicazo, como explican con un toque de arrogancia encantadora, el restaurante está abierto desde 1980 y "los clientes siguen viniendo, por algo será".

legarrick.jpg

Y lo cierto es que cuando te traen los platos entiendes lo que quieren decir, no esperéis ni comida fusión ni grandes creaciones, Le Garrick ofrece comida tradicional francesa a la que no necesitas fusionar con nada. La carta es sencilla, incluyendo platos del día, especialidades o recomendaciones del chef. En ella podréis encontrar desde el Magret De Canard à l'Orange (pato a la naranja) o sus Moules Frites (mejillones con patatas, esa extraña mezcla que tanto gusta en Bélgica y Francia) hasta deliciosa carne perfectamente preparada acompañada de salsa de setas o roquefort o simplemente a la brasa. Lo cierto es que cenar allí, con su atento servicio y su decoración afrancesada es casi como hacer un viaje al país vecino.

Si todavía tienes hambre estás de suerte, porque Le Garrick es uno de esos lugares donde también se domina el dulce, como recomendación, su tarta de limón es sencillamente exquisita.

Los precios, ya digo, son ligeramente altos pero no desorbitados: a fin de cuentas, un solomillo es un solomillo y un solomillo no es precisamente barato, qué le vamos a hacer. Interesante su menú de mediodía, que oferta un plato único a un precio razonable (aproximadamente diez libras).

Lugar excepcional si quieres sorprender a alguien (ya sabéis, París, el amor) o si queréis daros un buen capricho una noche. Le Garrick quizás no sea el chollo de Londres, pero no os iréis con la sensación de haber tirado el dinero.

Más información | Le Garrick

En Trendencias Lifestyle | Disfruta de tu comida en una terraza. Bosco de Lobos entiende de eso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio