Compartir
Publicidad

¿Cuánto pagarías por tener las mejores vistas de Londres?

¿Cuánto pagarías por tener las mejores vistas de Londres?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las alturas se pagan, las cosas como son. No vas a pagar lo mismo por tomar algo en un bajo que por tomarlo en la planta 38 de la Torre Heron con las mejores vistas de Londres. La pregunta es cuánto estás dispuesto a pagar por disfrutar de esas vistas. La respuesta es unas nueve libras por una copa de vino y unas quince por un gin tonic. Unos precios, valga la redundancia, de vértigo por hacerte una fotito con el rascacielos que parece un supositorio y el Támesis de fondo.

La pregunta es, ¿merece la pena? Sigue leyendo y te cuento mejor.

Vistas_Sushi_Samba.jpg

Efectivamente, el otro día subí al Sushisamba, el bar-restaurante que se encuentra en las plantas 38 y 39 de la Torre Heron de Londres. Todo es muy selecto, todo es muy cool, cuando estás abajo un señor vestido con traje te pregunta si tienes reserva para luego dejarte subir igualmente con unos modales de persona de siglo diecinueve.

El ascensor es más divertido que muchas atracciones de feria. Da vértigo, va a toda leche. Te apelotonan con mucha más gente que también quiere subir y hay codazos por ponerse en primera línea y tener las mejores vistas (como decía, todo muy selecto). Pero mola, me recordó a esos tubos que aparecían en Futurama y te trasladaban de un punto de la ciudad a otro. O a los tubos donde las cajeras de Mercadona meten dinero para que le llegue directamente a la casa al dueño de Mercadona (imagino que le llega a él). Una vez llegas a la planta 38 ya no estás en Londres anymore, estás en...

¡Marbella!

SushiSamba.jpg

Nunca entenderé por qué este tipo de sitios siempre están decorados con un punto horterilla, por qué son tan pretenciosos. Hay azoteas bonitas, hay bares (perdón: gastrobares o coctelerías) bonitas. Tiene que haberlas, digo yo. Pero la mayoría tienes ese puntito emiratos-marbellí que te quita las ganas de vivir.

Cuando llegué arriba, observé muchas lámparas de araña, mucho metacrilato y mucho color naranja. El rollito era muy "comida fusión" de sushi y samba, con unos japoneses cocinando en mitad de la sala para las personas que estaban sentadas alrededor y por otro lado, hombres vestidos de negro y con pajarita o tirantes naranjas preparando gin tonics y cocktails de colorines.

Cocktails_SushiSamba.jpg

Es el típico lugar donde irían las mujeres de Sexo en Nueva York. En el 98. Sí. El lugar me recordaba al típico "sitio cool" de los 90. Y sí, allí estaban las chicas de Sexo en Nueva York. O de Sexo en Londres. O de "busco sexo en Londres". Grupos de cuatro mujeres con taconazo bebiendo cocktails sentadas en sofás y mirando alrededor. Me dijeron que esas mujeres era "gold diggers", en español, cazafortunas. Ya que este tipo de sitios suelen ser frecuentados por millonarios y gente con pasta. Además de mucho famoseo, por lo visto.

Y luego estaban los "millonarios" o "gente con pasta" que eran hombrecitos arrogantes que hablaban muy alto y se acercaban a grupos de mujeres a seguir hablando muy alto. También había gente normal. Había de todo. Pero en general, el ambiente que se respiraba era difícil de describir: una mezcla de quiero y no puedo y de gente con dinero y de gente demasiado arreglada y producida. Un poco lo que te encuentras en sitios como Gabbana en Madrid. No diré tronistas, porque no eran tronistas, pero se respiraba un ambiente de caza.

Vale pero, ¿merece la pena?

En esta vida, amigos míos, hay que vivir distintas experiencias. Desde luego que merece la pena, las vistas son increibles. Sin embargo, Sushisamba está diseñado con poca visión.

En primer lugar, la terraza exterior da a la parte de Londres que a nadie le interesa. Tienes a un lado el Támesis, London Bridge, Westminster, al otro St. Paul, al otro rascacielos y en la parte de la terraza no tienes nada. Mal.

Han decidido colocar la escalera para subir a la planta de arriba justo delante de las vistas panorámicas de la ciudad. De las mejores vistas. El primer problema de esto es que la escalera tapa las vistas. El segundo es que las mejores vistas las tienes desde la escalera, lo que quiere decir que la escalera se colapsa con grupos de gente en modo NSync haciéndose fotos.

Además, si quieres cenar allí los precios no son tan desorbitados como podría parecer. Las copas y los vinos sí, pero la comida tiene un precio razonable, teniendo en cuenta donde estás.

Más información | Sushisamba En Trendencias Lifestyle | Me llevaron a cenar a un restaurante clandestino en Londres y esta fue la experiencia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio