Publicidad

Una escapada diferente: experiencia enoturística en la bodega Conde de los Andes

Una escapada diferente: experiencia enoturística en la bodega Conde de los Andes
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Tanto si sois aficionados al enoturismo, como si no lo habéis probado pero os pica la curiosidad, os interesará saber que el grupo Muriel Wines, uno de los principales grupos vinícolas de la Denominación de Origen Rioja, ha decidido abrir al público la joya de la corona de sus bodegas que podrá visitarse a partir del 1 de diciembre de 2015, La bodega Conde de los Andes, que podéis ver en las fotos de este artículo.

La bodega está situadas en el pueblo de Ollauri, en el corazón de la Rioja Alta, y es especialmente relevante porque posee los calados subterráneos en uso más antiguos y largos de toda la región, que se extienden a lo largo de un kilómetro y con hasta 40 metros de profundidad bajo el cerro de Ollauri. Estos calados fueron construidos en dos épocas históricas diferentes; la más antigua se remonta a los siglos XV y XVI y la otra entre finales del siglo XVII y principios del XVIII.

Interiores O1 201

Así que como no podías ser de otra manera, la bodega rezuma historia por todos sus rincones. A lo largo de los años ha recibido visitas de ilustres personajes tanto españoles como Gaspar Melchor de Jovellanos, a finales del s. XVIII o extranjeros como Ernest Hemingway, en sus famosos viajes por España allá por los años 50.

Conde de los Andes posee una colección de 400.000 vinos de añadas antiguas. Muchos de ellos se guardan en el calado de las Grandes Añadas, conocida antiguamente como "Capilla Sixtina”, un espacio único que alberga grandes reservas de cosechas míticas, como 1892 o 1910... Así que más que un referente vitivinícola es ya un icono cultural a nivel internacional.

Interiores O1 111

Por si os está interesando el tema os comento que la experiencia enoturística que ofrece Conde de los Andes se compone de un recorrido por la bodega, la degustación de un vino en los propios calados y la cata de dos vinos por un precio de 30 euros. También existe una opción Premium, que incluye una visita por el entorno y la bodega, la degustación de un vino en los calados y una cata vertical de añadas históricas acompañadas de un aperitivo de embutido riojano por 50 euros.

Así que se trata de un plan asequible para disfrutar en pareja, con familia o con amigos y que puede ser el punto de partida para un fin de semana de escapada otoñal sensacional.

Más información | Bodega Conde de los Andes
En Trendencias Lifestyle | El enoturismo también es para el otoño y si no que se lo digan a Bodegas Olarra

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir