Compartir
Publicidad

Eight & Bob, perfúmate como lo hizo el mismísimo JFK

Eight & Bob, perfúmate como lo hizo el mismísimo JFK
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recuerdo la primera vez que vi el ya famoso perfume presentado dentro de un libro Eight & Bob. Fue hace un par de años en la tienda Santa Eulalia de Barcelona: amor a primera vista desde que lo vi. Empecé a investigar ya que su fragancia me moló mucho y su packaging todavía más. Y lo cierto es que detrás de este envase de líneas rectas y clásicas se esconde un comienzo de lo más glamouroso.

Todo empezó con Albert Bouquet (hijo de un aristócrata parisino y miembro de la elite francesa de principios de siglo XX) experto conocedor de perfumes. En su chateau familiar creaba y perfeccionaba distintas esencias para su uso personal. Durante sus vacaciones del verano de 1937 en la Costa Azul conoció a John F. Kennedy. Éste se enamoró por completo del perfume que llevaba Albert, así que a la mañana siguiente el perfumista no dudó en dejarle en su hotel una botella con ese perfume anónimo acompañada de una nota que rezaba algo así como en este tarro encontrarás la dosis de glamour francés que le falta a tu simpatía americana.

bob_02

Como no podía ser de otro modo, a la vuelta de las vacaciones Albert recibió una carta de JFK agradeciéndole el detalle y comunicándole el éxito que había tenido el perfume entre sus amistades. Así que le pedía ocho ejemplares más y, si su producción se lo permitía, otro más para Bob. Con su afán perfeccionista Albert buscó los frascos perfectos en una farmacia parisina y encargó unas cajas que reproducían el estampado de la camisa que llevaba John Kennedy cuando le conoció. Cuando lo tuvo todo preparado etiquetó las fragancias bajo el nombre Eight & Bob.

bob_03

Unos meses más tarde, fueron muchas las cartas que Albert recibía desde EEUU con peticiones remitidas por varios directores, productores y actores de Hollywood como Cary Grant o James Stewart. Pero el éxito de su colonia no pudo extenderse mucho más ya que en la primavera de 1939, Albert falleció en un accidente de automóvil cerca de Biarritz. Así que su mayordomo Philippe intentó continuar esta labor durante apenas unos meses, pues el comienzo de la II Guerra Mundial le obligó a abandonar su trabajo con la familia Fouquet. En sus últimos envíos, Philippe escondió los frascos dentro de libros que troqueló cuidadosamente a mano, para evitar que los nazis incautaran los perfumes.

bob_04

Ahora la familia del mayordomo ha recuperado íntegramente la fórmula de Eight & Bob, así como su delicado y artesanal proceso de elaboración. Por ello, esta fragancia vuelve a ser una de las más exclusivas y preferidas por los hombres más elegantes del mundo. Este perfume es exclusivo ya que se compone principalmente por Andrea: una planta silvestre, muy escasa debido a la altura y el área tan pequeña donde florece (los Andes) y que sólo se puede recoger durante los meses de diciembre y enero. Del total recolectado se hace una selección muy exigente de la que sólo se aprovecha un 7%. Este proceso finaliza entre los meses de marzo y abril y es cuando se sabe el número de unidades de Eight & Bob que se pueden envasar y cuántas se van a adjudicar a cada país.

bob_05

Un perfume exclusivo para oler como el mismísimo JFK. En España lo venden en boutiques tales como Santa Eulalia (Barcelona) o Magani (Zaragoza).

En Trendencias Lifestyle | Madeleine, la cámara que no capta imágenes sino olores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio