Publicidad

El viaje que podría durar días, o cómo no querer dejar de conducir un Mazda3
Coches

El viaje que podría durar días, o cómo no querer dejar de conducir un Mazda3

Publicidad

Publicidad

¿Cuántas razones hace falta para visitar Galicia? Una: el pulpo. El resto son circunstanciales, el pulpo ya justifica cualquier viaje, por mucho que puedas estar en la otra punta del mundo, el pulpo, sus patatas y su pimentón te llaman. No te resistas porque es imposible. Ahora bien, si al pulpo le sumas una llamada por teléfono de dos de tus mejores amigos para anunciar que se casan en su tierra y al mismo tiempo surge la oportunidad de probar un coche como el Mazda3 entonces ese pulpo ya se saborea de otra forma.

Disfrutar de la carretera

Antes de abrir bocado el GPS anuncia que hay un poco menos de seis horas para llegar a Pontevedra. Es el momento de ponerse en marcha, cuanto antes se empiece antes se llega. Gracias al Mazda3 este trayecto de más de 600 kilómetros partiendo desde Madrid parece convertirse en una vuelta por la ciudad. La diferencia a la hora de conducir un coche u otro está en olvidarse del trayecto, con sus cansancio, sus horas al volante y el tráfico que te acompaña para disfrutar de la carretera.

Mazda3 5

Una vez puesto en marcha el Mazda3, el simple contacto con el asiento ya anticipa un cambio. El asiento del conductor se ajusta a uno mismo, el respaldo favorece una postura natural que evita cualquier tensión o postura forzada al volante, falta que se active un modo masaje para que el confort sea aún mayor. Pasan las horas y el cuerpo no se resiente, sigue fresco y con ganas de hacer todos los kilómetros que sean necesarios. Puedes ajustarlo como gustes e incluso reclinarlo un poco y reposar la espalda en una posición inferior, llegando a un punto de tener la sensación de un coche de carreras, gracias a que el volante está situado en lugar más bajo.

Con 150 CV y manual gasta 3,9 l/100 km, mientras que en automático sube a 4,8 l/100 km

La distancia con los pedales permite que las piernas descansen y que la conducción sea fluida. Aún en el modo manual el coche favorece por un instante que puedas llegar a olvidarte que estás conduciendo, ya que es tal la seguridad que el Mazda3 ofrece, que ni el cambio de marchas, fluido, con un embrague muy suave, interrumpe la circulación por un simple segundo en el que se mueve la palanca de cambios. A altas velocidades el coche ni se inmuta, el motor sigue en silencio y solo los ojos, gracias a las ayudas visuales que ofrece el coche, es testigo de la realidad.

Esta seguridad está en todos los detalles. Si miras a tu izquierda o derecha te encuentras con dos retrovisores en los que podrían proyectar distintas películas al mismo tiempo que conduces. Su espejo es de gran tamaño y te ofrece la máxima visibilidad para tener la carretera en la cabeza con un simple vistazo, adiós al punto muerto, sobre todo con la ayuda de la tecnología i-Activesense que te informa de cuándo hay otros coches cerca tuyos, facilitando los adelantamientos y sobre todo, evitando sustos.

¿Y de consumo? Este varía según su modelo, buscando los valores más ajustados para tantos caballos. La mejoría es clara y en diesel, con 150 CV y manual gasta 3,9 l/100 km, mientras que en automático sube a 4,8 l/100 km. Un depósito dura para 600 kilómetros.

Las sensaciones que te rodean

Mazda3 7

Si a la hora de conducir el Mazda3 es un coche del que enamorarse al instante, por dentro las sensaciones te atrapan, en especial a quienes somos unos amantes del buen sonido. Cualquier viaje, por corto que sea, empieza con el primer compás de la canción de turno, no con el primer cambio de marchas. El coche cuenta con un equipo de sonido de alta gama BOSE diseñado en exclusiva para este modelo, con una tecnología de sonido envolvente. Con la seguridad del coche ofreciéndote el viaje más tranquilo, solo queda disfrutar y ahí entra en juego la banda sonora de cada uno. Puede que quieras hacer aún más kilómetros para seguir cantando todo tu repertorio.

El interior del coche cuida al máximo todos los detalles, facilitándote de forma rápida e intuitiva toda la información de velocidad, consumo, temperatura y otros datos. La pequeña pantalla que hay encima del salpicadero te mantendrá alerta de cualquier posible incidente que ocurra (velocidad, la anchura del carril, etc.).

Mazda3 6

A través de una pantalla TFT de 7 pulgadas podrás ver las distintas herramientas que tiene el Mazda3, entre las que destaca la comodidad del GPS al aprovechar un tamaño tan grande y óptimo a la hora de conducir. En esta pantalla, cuya función táctil se bloquea por seguridad una vez que el coche empieza a andar, se concentra toda la información que ayuda al conductor. Es donde veremos la música que suena, las llamadas entrantes y hasta la posibilidad de escuchar los mensajes o emails que recibimos en el smartphone. El Mazda3 tiene en cuenta todos estos aspectos, favoreciendo la conectividad con el teléfono al instante (tanto por Bluetooth como por USB).

Modernidad y elegancia

Las curvas son hermosas y cuanto más se cuidan más lucen, de ahí que el diseño KODO del Mazda3 mantenga un aspecto moderno y elegante, combinando las bondades de un coche clásico con la línea más deportiva y joven. Su morro recuerda al de los deportivos, prolongado hasta el máximo, estirando la línea de un diseño dinámico que en cambio acorta parte trasera sin que por ello el maletero (cuya capacidad es de 419 litros) sufra.

Mazda3 2

En el interior el éxito se repite. Este nuevo Mazda3 ha incluido un nuevo concepto para crear dos zonas de contraste: “una de conducción acogedora y práctica y otra de pasajeros con ambiente relajado”, según la propia marca. La amplitud se siente. El conductor tiene un espacio muy amplio, al igual que el resto de los ocupantes.

Con un coche así, es normal que aquel deseo inicial de probar el pulpo cuanto antes acabase por tener distintas etapas en el camino, disfrutando de la hermosa tranquilidad del Lago de Sanabria (aquí se hicieron la mayoría de las fotos del artículo) o del casco viejo de Orense, descubriendo sus bares típicos, como paso previo a la llegada a Pontevedra, donde había que bajarse del Mazda3 por más que el cuerpo pidiese más horas de viaje. La boda esperaba y no era cuestión de llegar más tarde que la novia, para ello quedaba el viaje de vuelta.

Sitio oficial | Mazda3
En Trendencias Lifestyle | ¿Buscando un coche cuajado de detalles? El que marca tendencia tiene nombre: nuevo Ford Vignale

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir