Compartir
Publicidad

Yo para ser feliz quiero un camión... de Harry Allen

Yo para ser feliz quiero un camión... de Harry Allen
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Harry Allen ama los camiones y uno se lo imagina transportando en ellos las tablas de los 10 mandamientos de la ley de Harry, que se encierran en dos: "todas las personas tienen manos o han visto un cerdo en algún momento de su vida".

No le faltan clientes y es un hombre feliz, pero lo que de verdad le pone son los camiones o mejor dicho los jeeps y en concreto su 1964 Willys Jeep en la que se ha creído ver - pesadillas de vecindario - cerditos muertos ¡por causas naturales!. Ya ven la majadería.

Así que en su honor, del jeep no del pobre cochinillo, diseñó está maravillosa pickup de estética y concepto utilitario y simple - cuatro ruedas, fuerte y capacidad para transportar carga según manda América: La belleza de cualquier camioneta es su estética utilitaria, la continuación del hombre libre (y con manos) para trabajar o salir pitando cuando llegan el sheriff y los del banco a embargarte la casa y tienen que llamar a los bomberos.

Areaware Hallen

¿Qué hizo Harry? Una escultura fiel, un juguete estático y estético para guardar en su interior lo que te plazca o la nada, menos respetuosa con el principio de Utilidad Hallen, pero tú decides, esto es América. Y eso de la foto es un jeep de 13x30x15 cm e intensos colores cuyo contenedor se ofrece como cajón de sastre o vacía-bolsillos que se decía antes de la modernidad.

Hecho en resina y esencia de marmol (secreto en la pócima). Colores: blanco, cromo, oro, naranja neón y el nuestro si nos damos prisa. Azul cromo. Limited Edition de 300 unidades. 129 euros. Blanco y Naranja neón: 61 euros. Ojo, en dólares. Comprueba gastos de envío. No vaya a ser que lo reparta Harry con los cerdos y las tablas.

Web Oficial | AREAWARE

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos