Compartir
Publicidad

Un capricho para mis oídos: Sony MDR-XD200

Un capricho para mis oídos: Sony MDR-XD200
0 Comentarios
Publicidad

Desde hace mucho tiempo, en mi blog personal, tengo un listado con caprichos tecnológicos que me gustaría ir adquiriendo con el paso del tiempo. Algunas de esas cosas, afortunadamente, las voy pudiendo obtener y otras muchas, como es lógico, se quedan en el camino o son sustituidas por otras.

Dicha lista, entre otras cosas, tenía anotada en ella unos cascos integrales, de esos que ocupan toda la oreja y se sujetan en la cabeza, como los DJs. No tenía pensado gastarme más de 30 euros en algo así, porque aunque sé que los hay más caros y mucho mejores, tampoco es que necesite unos profesionales simplemente para oír música, ver películas y no molestar en mi casa con los altavoces normales. El caso es que encontré estos Sony MDR-XD200 en una de esas grandes superficies dedicadas al ocio como es la Fnac, que hay una aquí en Sevilla. Por 29 euros me hice con este modelo de auriculares de una de mis marcas favoritas: Sony. Y la verdad es que no puedo estar más contento con la compra.

La verdad es que la calidad de sonido es excepcional y las películas en Blu-Ray que pongo en el Vaio se oyen de una manera que nunca había sentido en mis orejas, con unos cascos puestos. Tanto los agudos como los graves y la limpieza del sonido son estupendos y, por ese precio, creo que no se puede pedir más.

Podría haberme comprado unos más caros, pero estoy seguro de que no habría sabido ver la mejora de calidad (o no) frente a estos, pero la verdad es que estoy tremendamente satisfecho con ellos y, una vez más, me alegro de haber confiado en una marca como Sony para un producto electrónico, porque hasta ahora absolutamente todo lo que les he comprado ha superado con creces mis expectativas.

Pocas veces hablamos bien de las cosas que compramos porque damos por hecho que van a salir buenas y que por eso las compramos. Sin embargo, lo mismo que cuando estamos insatisfechos con un producto que adquirimos y vamos pregonando a los cuatro vientos lo malo que es el producto, cuando nos sale bueno también hay que decirlo. En este caso es Sony, porque yo he tenido esa, digamos, suerte y ha coincidido que siempre han sido mejores que lo que yo esperaba, pero seguro que a cada uno nos ha ocurrido alguna vez con cualquier otra marca de cualquier otro sector. Sin ir más lejos, mi madre, siempre, y siempre es siempre, cuando compra agua mineral la compra Lanjarón.

Cuestión de confianza.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio