Publicidad

Descubre el universo Lomography, para los amantes de la fotografía tradicional

Descubre el universo Lomography, para los amantes de la fotografía tradicional
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La versión básica de la Diana F +.

Hace unas semanas me regalaron por mi cumpleaños una cámara lomográfica, la Diana F. No os voy a engañar, llevaba unos meses obsesionada con la idea de tener una cámara lomo para volver a la fotografía tradicional y como siempre hago partícipe a mis amigos de mis obsesiones... era fácil acertar con el regalo.

Y mi obsesión vino porque estaba harta de tener un montón de fotos en mi ordenador que servían para poco más que para adornar las redes sociales. Necesitaba recuperar el espíritu de la auténtica fotografía, nada de posar y mirar quién ha salido bien y quién ha salido mal en la foto para eliminarla y hacer otra. Quería hacer de las fotos algo especial, algo único de nuevo. Y sobre todo, sentir ese vértigo al revelar las fotos por no saber con lo que te vas a encontrar. Y estoy encantada con los resultados, por eso hoy me gustaría hablaros del universo Lomography, para los amantes de lo analógico como yo.

Tienda Lomography Argensola
Tienda Lomography en la Calle Argensola

Entrar en una tienda Lomography es como entrar en la fábrica de chocolate de Willy Wonka, tienes un montón de "chucherías" alrededor, con diseños a cada cuál más llamativo. Lo quieres todo y no sabes por donde empezar. Para introducirse en este mundo analógico es importante que encuentres tu cámara ideal y esa búsqueda puede llevarte un tiempo. Por eso si eres nuevo y es la primera vez que escuchar acerca de estas cámaras de fotos, no te preocupes, mi intención es presentarte a la Diana +, que es a la que tengo el gusto de acoger bajo mi techo, pero también voy a introducirte brevemente a sus hermanitas.

Lady Diana +, la princesa de la familia

Diana F
Imagen tomada con la Diana F +.

En los años 60, una empresa de Hong Kong creó una cámara de plástico a la que bautizó como Diana y que costaba alrededor de un dolar. La cámara por supuesto no hacía grandes fotos, de hecho, saturaba demasiado los colores, las fotos aparecían con extrañas texturas y con manchas imprecedibles. Diez años más tarde la cámara dejó de fabricarse porque sus ventas habían sido un fracaso. Sin embargo, unos cuantos visionarios de la fotografía vieron en estos defectos una virtud: las fotos tenían algo especial, eran imnóticas.

Por eso a finales de los 60 la cámara Diana se convirtió en un objeto de culto y fue así como empezó su leyenda. En el año 2007, Lomograhy creó la Diana +: reprodujo de nuevo esa cámara de plástico tan particular, de 120 mm, con una lente por la que se cuelan los colores y un disparador muy sencillo.

Diana F +

Su utilización es sencilla y no tiene ningún misterio, solo debes tener en cuenta tres cosas: el enfoque (se encuentra en el objetivo de la cámara, de 1 a 2 metros, de 2 a 4 metros y de 4 metros hasta el infinito y más allá), las opciones de luz N (opción normal, para fotos de día o fotos de noche con flash) y la opción B (Bulb) para noche o ambientes con poca luz y largas exposiciones y por último, cuatro opciones que hacen mención al clima: soleado, parcialmente nublado, nublado y la opción pinhole (esto quiere decir que entra muy poquita luz por la cámara, es como volver a los orígenes de la fotografía, debes mantener el objetivo abierto bastante tiempo).

Al principio puede parecer caótico, pero es muy sencillo. Además, lo más divertido es probar y experimentar con tu cámara para que las fotografías te sorprendan con diferentes tipos de luz y texturas.

Puedes adquirir la versión básica de la Diana F con flash por 75 euros.

Supersampler, LC-A y Sardina: otras formas de ver la vida

Lomo LC-A
Lomo LC-A

Era rusa y se llamaba Leica. Ella era una cámara muy normal que un grupo de estudiantes vieneses redescubrieron en el año 1991 e hicieron multitud de fotos en la ciudad de Praga. Una vez reveladas aquellas fotos causaron sensación entre sus amigos, parientes y conocidos.

El boca a boca comenzó a tener efecto y todo el mundo quería tener una cámara Lomo. Así se creó la Sociedad Lomográfica y así se volvió a reproducir la LC-A, una cámara que produce un efecto viñeteado y de colores saturados. Es la cámara más cara de Lomography, la tienes a partir de 200 euros.

LC- A
Imagen tomada por una Lomo LC-A

En el año 2000 la Sociedad Lomográfica creó una cámara multilente: la Supersampler. Fue la primera cámara diseñada y fabricada íntegramente por Lomography. Realiza cuatro fotografías panorámicas de imágenes secuenciales. Con la Supersampler llegó el Renacimiento de la fotografía analógica. La puedes encontrar a partir de 49 euros.

Lomo SuperSampler
Lomo Supersampler
Supersampler
Foto tomada con una Lomo Supersampler

Otra de las cámaras más emblemáticas de la familia Lomography es la Sardina y como su propio nombre indica, su diseño se inspiró en el de las latas de sardinas. Esta cámara de 35 mm tiene una gran lente angular ideal para fotografías de larga exposición. Su versión más básica cuesta 59 euros.

Sardina
La cámara Sardina
Sardina
Imagen tomada con La Sardina.

Actualmente hay tres tiendas en España de Lomography: dos en Madrid y una en Barcelona. En su página web podéis consultar la dirección si queréis acercaros a cotillear.

Más información | Lomography Fotos | Supervision, Luftratte, Alepoo, Schlogoat En Xataka Foto | Nuevas Belair X 6x12 de Lomography En Xataka | Lomo, el resurgir de la cámara que vino del frío En Trendencias Shopping | Cámaras compactas Sony W350D... muy femeninas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir