Publicidad

Pasen y pisen

Pasen y pisen
Sin comentarios

Publicidad

No quiero ni imaginar lo que Hitler podría llegar a hacer con Boaz Arad. Este es el nombre del artista israelí que ha utilizado el mayor de los tabúes del Estado de Israel en su última obra. Una alfombra hecha con pellejo, cabeza incluida, que representa al dictador alemán, junto a una esvástica en la pared.

La obra se exhibe en la Sala Cazador de Nazis y es parte de una exposición en el Centro de Arte Contemporaneo de Tel Aviv. Según el artista, es una representación de lo que un cazador de nazis haría si lograra abatir la máxima pieza, el lider nazi.

Más de uno luciría gustosamente la alfombra en medio de su salón.

Más información | Informativos Telecinco

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios