Compartir
Publicidad

Aquella silla de cartón que nadie ha podido copiar

Aquella silla de cartón que nadie ha podido copiar
0 Comentarios
Publicidad

Tan simple como un avión de papel. Un pliegue, dos pliegues, tres pliegues... y un pedazo de carton se transforma en una simple y moderna silla de tan solo 2kg de peso. Papton, que así se llama, forma parte de la colección permanente (y de los pasillos) del imponente Hamburgo MKG y no es difícil encontrarla en otros espacios similares por esos lares.

Una creación del Estudio + Fuchs Funke, gente buena, que apuesta por un diseño audaz y gráfico. Desafiantes frente al rebaño industrioso. Están convencidos que sus sillas tiene alma de niño. De hecho tanto gustaron a niños y mayores, sobre todo a los primeros, que les tuvieron que hacer sus sillas Papton a la medida (paptonis). Menudos son.

Silla imposible de imitar

La silla salía a la venta en la magnífica tienda del Museo de Arte Moderno de Luxemburgo con motivo de la exposición "RRRIPP!! Paper Fashion" que organiza cada año la no menos fascinante ATOPOS, una espectacular exposición de la mejor obra en papel de estos tiempos modernos. Aquello fue antes de la fiebre del Origami. Fue un éxito.

Los niños se hicieron con rotuladores y las garabatearon con un afán demoledor. Ha llovido pero todavía se copia. Las imitaciones siempre pesan más, se montan peor y aguantan menos. Tiene secreto, dicen que está en la base del polígono. Pero un buen profesor le dijo al alumno que eso era imposible...

Vía | Fuchs Funke

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio