Compartir
Publicidad

And the winner is... Blu-Ray!

And the winner is... Blu-Ray!
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha durado más de un año, pero finalmente la guerra de formatos de Alta Definición ya ha concluido, con una abrumadora victoria del Blu-Ray sobre el HD-DVD.

El Blu-ray es un formato de disco óptico de nueva generación de 12 cm de diámetro (igual que el CD y el DVD) para vídeo de Alta Definición y almacenamiento de datos de alta densidad. Su capacidad de almacenamiento puede llegar a 50 GB y se considera ya el sucesor directo del formato DVD.

Este formato fue creado por la Blu-Ray Association (BDA), grupo de empresas liderada, entre otras, por Sony y Panasonic, los principales impulsores del formato. La BDA está formada por empresas de importante calado como son Samsung, Apple, Dell, HP, LG, TDK, Sharp, Pioneer, Mitsubishi, 20th Century Fox y otras más.

Con semejante plantilla, podemos imaginar que el apoyo económico, físico y psíquico que iba a recibir el Blu-Ray iba a ser atronador. Así, su competidor, el HD-DVD de Toshiba se presentaba como la otra alternativa a suceder el trono del DVD. Si bien desde el principio se dijo que esta nueva generación de discos se caracterizaría por la paridad entre ambos formatos, con un predominio de los lectores híbridos, desde el principio Sony apostó por incluir el Blu-Ray en lo que por aquel entonces sólo era un proyecto llamado PlayStation 3, que a la larga se convertiría en una de las grandes bazas del formato y su victoria final.

Poco después, comenzaron a aparecer los primeros reproductores domésticos de uno de los dos formatos, o como se esperaba, de ambos a la vez. Todo indicaba que, en principio, sería muy complicado decantarse por un formato, ya que en su caso Blu-Ray ofrece mayor capacidad de almacenamiento, el HD-DVD también contaba con sus ventajas, como el casi nulo incremento de costes con respecto al DVD.

Posteriormente, en el año 2007 se lanzaron de manera masiva para el gran público, con lo que en la calle podíamos encontrar fácilmente las primeras películas en dichos formatos, quedando algunas de manera exclusiva en alguno de ellos, con lo que, por ejemplo, alguien con Blu-Ray en su casa no podía 'Batman Begins' en HD porque era exclusivo del HD-DVD.

Sin embargo, gracias a la apuesta de Sony de incluir el lector de BR directamente en la PlayStation 3, hemos visto como paulatinamente la balanza se iba inclinando en favor del formato de Sony, en detrimento del de Toshiba. Hay que tener en cuenta que pese al caro precio inicial de la PS3, unos 600 euros, ésta ofrecía la posibilidad de, además de tener la consola más potente de la nueva generación en casa, disponer de un lector Blu-Ray mucho más barato y de mayor calidad en comparación con los que había en el mercado.

Esto, unido a que el parque instalado de PS3 actualmente supera los diez millones de consolas repartidas por todo el mundo, ergo diez millones de reproductores sólo contando las consolas, comenzaban a indicar que el formato triunfante sería el Rayo Azul.

Paulatinamente, numerosas compañías que aún no se habían decantado por apoyar alguno de los dos formatos, lo han venido haciendo en favor del Blu-Ray, como es el caso de la industria del cine porno, que parece broma, pero con la cantidad de millones de dólares que mueve ese género, el hecho de que se decidiera por BR es más que relevante. Así, la debacle del HD-DVD comenzó cuando una gigante como es la Warner decidió abandonar el formato y centrarse únicamente en el BR, lo que desencadenó una serie de abandonos que han acabado con la propia Toshiba admitiendo la derrota y el abandono del formato hace tan sólo unos días.

¿Y a qué viene toda esta retahíla? Pues muy sencillo, nosotros como consumidores compradictos estamos ahora mismo en el punto en el cual el nuevo estándar de entretenimiento y ocio digital centra una casa. Consolas como Wii o PlayStation 3 dominan los salones de los hogares de más de 30 millones de casas en todo el mundo, lo que las convierte en una referencia a la hora de determinar una compra tan relevante como puede ser el reproductor de películas del salón.

Yo personalmente dispongo de un reproductor Blu-Ray en mi portátil Sony Vaio y la experiencia no ha podido ser más positiva, y eso que la pantalla es de 15,4''. La sensación y la experiencia que ofrece ver una película como '300', por ejemplo, en Alta Definición es algo que hasta ahora no habíamos vivido y que merece la pena probar, especialmente si disponemos en casa de un televisor HD Ready o, mucho mejor, Full HD 1080p.

Sitio oficial | Blu-Ray

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos