Publicidad

Si el café Black Ivory te parece un reto, ¿qué dirías de estos exóticos "alimentos"?

Si el café Black Ivory te parece un reto, ¿qué dirías de estos exóticos "alimentos"?
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Sí; estamos en Trendencias Lifestyle. Aquí solemos hablar de comidas apetitosas y restaurantes glamourosos, pero hay gente curiosa que quiere otras cosas. Seguro que algunos se han llevado una sorpresa al haber desayunado con la noticia en varios medios de esa variedad de café Black Ivory, producida en Asia recogiendo los granos de café tras pasar por el sistema digestivo de un elefante. Ninguna novedad para los que ya conocíamos la existencia del Kopi Luwak, otro café de este tipo, “cocinado” en los intestinos de civetas, que tiene además el honor de ser el café más caro del mundo. Hasta 70 euros una taza.

Pero si esto te parece algo repulsivo, es porque, o bien no has visto muchos documentales de Lonely Planet o no te has dado una vuelta por algunos exóticos lugares del mundo. Te vamos a dar algunas indicaciones ahora que estamos a punto de empezar la temporada de vacaciones, por si tienes previsto un viaje por África o por el Sudeste Asiático, para que no te lleves una sorpresa.

Ratas

Cuy

Si el café pasado por un estómago de animal te parece lo más asqueroso del mundo, es simplemente porque no sabes que hay lugares en los que se comen las ratas fritas. Sí, ya sabemos que “lo asqueroso” es algo más bien cultural, pero las ratas andan por donde andan en todos los lugares del mundo.

Sí, en algunos sitios es simplemente por pobreza, como en la India, donde pagan el kilo de ratas a un dólar, pero en lugares como Ecuador, el cuy es considerado un manjar hecho a la parrilla. Y, si te estás preguntando qué es el cuy, pues sí, es eso, un tipo de rata, esa que aquí conocemos como cobaya. Así que, si te puede resultar repugnante comer ratas, imagínate comerte lo que bien podría ser tu mascota.

Bichos, de todo tipo

Brocheta Escorpion

Ya sean insectos o arácnidos, los bichos son todo un clásico. Los podemos comer en casi cualquier lugar exótico del globo, bien en África, en Asia, Oceanía o Sudamérica. Famosos son los platos de gusanos, más gruesos o delgados, larvas de uno u otro insecto, y las arañas y escorpiones no se quedan atrás.

Por ejemplo, las tarántulas fritas son típicas de Camboya, y las brochetas de escorpión se pueden degustar sin problema por las calles de Beijing. Los insectos tampoco son difíciles de probar en lugares como México, donde será fácil enterarse de que los chapulines son grillos, que se comen fritos, y que allí, en algunas áreas rurales de Tabasco también comen cucarachas tostadas. Las larvas, como las de abeja, tampoco se salvan de ser engullidas por los humanos, como se hace en Japón, y los gusanos son fáciles de degustar en países africanos y de Oceanía, o de nuevo en México, donde son famosos los de maguey.

Partes de animales que no nos son muy agradables

Haggis

Sí, hay animales que también nos comemos aquí, y otros que, aunque no nos sean habituales, no nos resultan tan repugnantes, pero ¿qué hay de los testículos de gallo? No hay que irse muy lejos, para catarlos, porque son algo típico en zonas de Francia, donde los consideran el caviar del pollo. Los monos tampoco se salvan y sus sesos son muy apreciados en Guinea, donde se los comen con su propietario aún vivo. Y sí sabemos de la “superstición sexual” china con ciertas partes del rinoceronte, no nos extrañará saber que el pene de buey se coma por los mismos motivos: ¿de lo que se come se cría?

El haggis escocés tampoco nos resulta demasiado agradable a la vista, y al saber que está hecho con el corazón, el hígado y el pulmón de ovejas, aderezados con avellana y cebolla, embutidos en un estómago del mismo animal, quizás nos sea incluso menos apetitoso. Casi tan poco como los dedos de mono indonesios, los ojos de atún chinos o las cabezas de salmón descompuestas, que, en Alaska pasan unos meses bajo tierra antes de ser consumidas. Y ¿qué decir del postre de hasma que en China elaboran a partir de las trompas de falopio de ranas?

Otras cosas insólitas

Balut

Pero sí todos estos manjares ya te han puesto el vello de punta, no lo harán menos delicias del calibre del casu marzu italiano. Éste es un queso de la zona de Sardinia al que, al prepararlo se el añaden unas larvas de mosca del queso, dejando un queso de sabor especial, sí, ¡pero con gusanos!

Y tampoco es más agradable el balut, un “plato” filipino en el que el protagonista es un pobre proyecto de patito, hervido en su propio huevo; huevo que sólo hay que cascar, añadir un poco de sal y vinagre y para dentro.

Aunque, de estas cosas insólitas, la que se lleva la palma posiblemente sea el kibiak de Groenlandia: una foca rellena de pajarillos, sellada con grasa y dejada para que se descomponga durante más de un año. Luego, a ver quién es el valiente que se come su contenido.

Bebidas

Vino De Cobra

Pero además de comer, también hay que beber y sí, son famosos los licores con un lagarto abierto en canal con sus entrañas desbordantes, pero en el Sureste asiático también podemos encontrar vinos a los que se añaden serpientes venenosas, insectos o escorpiones: si vais por la ciudad vietnamita de Le Mat, podéis probar a pedir el vino de cobra, luego si eso nos contáis sobre qué tal paso en boca tiene…

Y sí los reptiles e insectos no os parecen un desafío, también podéis probar con el vino de rata, hecho también en algunos países del sureste asiático a base de fetos de rata, que se dejan reposar en algunos casos hasta 5 años para darles solera.

Ahora que, sí queréis presumir de ser los más valientes, el gau jal, o “agua” de vaca de la India puede ser todo un desafío. Sí, porque no tiene mucha preparación, pero se necesita sangre fría para beber pis de vaca frío, ¿no? Eso sí: con fines medicinales. Muy importante.

Ahora, puede que veas con otros ojos el Black Ivory o el Kopi Luwak… O no, pero seguro que si eres de los que se jactan de tener buen estómago y atreverte con todo, aquí tienes unos cuantos retos culinarios que nada tienen que ver con conseguir una mesa en el Celler de Can Roca.

En Trendencias Lifestyle | ¿Quién dijo que con la comida no se jugaba...?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios