Publicidad

Frank's Café: ¡hola verano, gracias por pasarte por Londres!

Frank's Café: ¡hola verano, gracias por pasarte por Londres!
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya os he hablado alguna vez del sur del Londres, que es el nuevo este, o eso dicen. Desde mi punto de vista, aún le queda un poco para convertirse en la artificialidad de Shoreditch, pero va por muy buen camino. El sur de Londres aún no sufre tanto de hipsteria. Todavía tienes, como en algunas zonas del este, esa mezcolanza de sitios de toda la vida mezclados con lugares donde sólo va gente cuyas profesiones son coolhunters, fotógrafos o sencillamente "artistas". La ventaja principal es que el sur es más barato. Y oye, es también menos postureo.

Uno de mis últimos descubrimientos es un sitio raro como él sólo, sobre todo al principio, que fue a su vez un recomendación de Miss Calamity Cool. No lo encontrarás por mucho que te lo indique y cuando lo encuentres pensarás que te he tomado el pelo.

Frank's Cafe se encuentra en la azotea de un parking de Peckham y sólo abre en verano. Sí. Subes por un parking donde no hay nadie. Un parking de película de terror donde descuartizan a la gente. Un parking abandonado como de escena de Saw. Unos hombres vestidos de negro y con corbata roja te empezarán a guiar si tienes la suerte de llegar al tercer piso y no abandonas la búsqueda por imposible.

Después de ese paseo por los infiernos llegarás al cielo de Londres. Nunca mejor dicho. Porque desde allí tienes unas vistas espectaculares. Se ve Saint Paul, se ve el Big Ben, se ve el London Eye, se ven los horribles rascacielos de la City, se ve Canary Wharf. Se ve pequeñito y lejano porque estás en el sur, pero se ve lo suficientemente bien como para saber que sigues estando en Londres.

Y es que si algo bueno tiene Londres es que lo reutilizan todo. No verás edificios abandonados (o verás muy pocos). Todo son sitios habitables, algunos convertidos en casas (los famosos lofts) o en restaurantes, discotecas, mercados, galerías de arte o bares. Frank's Cafe es básicamente eso: y es que una azotea así no podía desperdiciarse como aparcamiento.

Previsores que son ellos, la azotea tiene una parte cubierta y otra descubierta. La parte cubierta, con una carpa roja a lo sueño de Twin Peaks que marea un poco. La parte descubierta, con sus vistas, es una delicia. Una delicia cuando no llueve, claro.

En Frank's Cafe puedes comer y beber. De la cocina poco puedo decir porque no tuve el placer de probarla (era domingo, veníamos de comer Sunday Roast, no soy un animal, soy un ser humano), la bebida muy bien: cocktails, cervezas y vinos, nada del otro mundo. Allí también organizan fiestas, por si quieres ir con nocturnidad y alevosía.

Para llegar, mejor consultar las indicaciones de su página web o seguir a los señores de la corbata roja.

Más información | Frank's Cafe

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios