Publicidad

Aros de cebolla

Aros de cebolla
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque los aros de cebolla son un plato más propio del fast food anglosajón que del nuestro, cada vez cautiva a más gente y los ofrecen más establecimientos. Mis favoritos son los del Tony Roma's, aunque la verdad es que prefiero la receta casera que os presento a continuación, ya que nos permite prepararlos exactamente a nuestro gusto.

Ingredientes

  • 2 cebollas grandes, 150ml de leche, 150ml de cerveza, 1 yema de huevo, 6g de levadura, 200g de harina, sal, pimienta y aceite de oliva para freír

Cómo hacer aros de cebolla

Aunque parecen muy fáciles de preparar, los aros de cebolla tienen su intríngulis, pues requieren que previamente suavicemos la cebolla con un baño de agua y sal, así como preparar la masa del rebozado también con un poco de antelación.

Así pues, lo primero es pelar la cebolla, cortarla en rodajas de forma que nos queden los característicos aros y sumergirlos en agua con sal en una fuente adecuada durante al menos 30 minutos. Preparamos también la masa mezclando la leche y la cerveza con la harina, la yema de huevo, la levadura y una pizca de sal y pimienta.

Tiene que quedar una masa ligeramente más líquida que la de los crêpes, aunque mi consejo es que probéis con diferentes densidades (añadiendo más o menos harina) hasta conseguir la cobertura que más os guste. Hay quien prefiere solo un poco de rebozado (mas más líquida) y otros que la cebolla quede en el interior de una capa crujiente de cobertura (masa más espesa).

Aros de cebolla - 2

Por último, en una sartén bien caliente, vamos friendo la cebolla, que previamente habremos sumergido en la masa. Hay que hacerlo de poco en poco, para que no se nos peguen, y dejando después los aros de cebolla en una fuente con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Tiempo de elaboración | 1 hora Dificultad | Media

Degustación

Los aros de cebolla son un vicio al que es difícil resistirte. Gracias al baño de agua y sal, la cebolla queda suave y crujiente, habiéndose librado de su característico picor. El rebozado se encarga del resto. ¿Por qué será que nos gustan tanto los fritos?

En Trendencias Lifestyle | Nachos dulces y salados

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir