Compartir
Publicidad

Los cinco libros que me compraría una y otra vez

Los cinco libros que me compraría una y otra vez
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces planteo suposiciones raras, hipótesis que rozan lo absurdo, no sé muy bien por qué. Me planteo por ejemplo si podría vivir en un mundo sin música o sin cine y el simple planteamiento de esta posibilidad me hace temblar. Luego me planteo elecciones, si preferiría vivir sin música o sin cine y me creo pequeñas angustias innecesarias que a fin de cuentas no me llevan a ninguna parte. El problema aquí es cuando a este desquiciante juego mental decido añadir un tercer componente: los libros. Y entonces me doy cuenta: podría irme a una isla desierta o a una cueva en la montaña y podría vivir sin la música, podría vivir sin ver películas, pero me volvería completamente loca de tener que vivir sin libros.

Como sabéis, el 23 de abril es el Día del Libro, lo cual nos da la excusa perfecta (si acaso la necesitamos) para visitar los distintos mercadillos de nuestra ciudad y regalarnos un nuevo libro. Hay algunos libros que te dejan indiferente, otros que te marcan durante un tiempo y luego olvidas. Hay otros que, quizás por haberlos leído en una época determinada no puedes dejar de recomendar y otros, los últimos, son esos libros que te comprarías una y otra vez para no dejar de leerlos nunca.

Este es el motivo de este post: cinco libros que me han marcado por razones distintas, que recomendaría a todo el mundo y que, si los encuentras en alguno de esos mercadillos, te diría que los llevases a casa y les dieras una vida mejor. Porque estos libros van a hacer tu vida mejor, sin duda alguna.

El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger

El_guardian_entre_el_centeno.jpg

¿Quién no conoce "El guardián entre el centeno"? La novela de J.D. Salinger fue publicada en 1951 y hoy día se considera una de las obras más importantes del siglo XX. Nos cuenta la historia de Holden Caulfield, un adolescente problemático de familia bien al que expulsan del instituto y decide mudarse a Nueva York para que sus padres no descubran lo sucedido. Desde allí nos da su particular visión del mundo y de la vida, de su vida, principalmente, durante tres intensos días en la ciudad. Y para no revelar nada, por si acaso no lo has leído, lo dejaré aquí.

Aunque el planteamiento de "un adolescente a la fuga" pueda parecerte un tanto insulso, el libro es de todo menos insulso. J. D. Salinger explora esa etapa difícil en la que ya no eres niño ni tampoco eres todavía adulto, narrado de manera exquisita a través de los ojos del protagonista: un chico desubicado, con problemas para relacionarse con la gente debido a su sentimiento de superioridad: es más ingenioso e inteligente que la media, o eso piensa él.

Este libro generó polémica desde su aparición: en la década de los 50 lo consideraron demasiado provocativo e instigador, principalmente por sus referencias al alcohol, el sexo y la prostitución. Vamos, que fue un escándalo. Sin embargo, la mayor polémica viene de la relación de este libro con distintos asesinos a lo largo de la historia, el caso más conocido es el de Mark David Chapman, el asesino de John Lennon que leía el libro el día del asesinato y más tarde afirmó: "Estoy seguro que la mayor parte de mí es Holden Caufield, el personaje principal del libro. El resto de mí debe ser el Diablo."

Recomendaría el libro por muchísimas razones, quizás la principal, por ser un emblema de la contracultura, del período de la posguerra, donde muchos jóvenes se encontraban perdidos, aislados, desmotivados y al mismo tiempo ansiosos. Algo parecido al sentimiento general de los jóvenes ante la crisis actual, ¿no os parece?

La conjura de los necios, de John Kennedy Toole

La_conjura_de_los_necios.jpg

Después de releer un libro tan dramático e intenso como "El guardián entre el centeno", seguro que te apetece pasar a una lectura más amena (que no ligera). ¿Y si te digo que "La conjura de los necios" es uno de los libros con los que más me he reído en mi vida? Parece mentira que una novela en la que se cuentan tantas penurias pueda resultar tan divertido.

Más increible os va a parecer si os cuento la historia de John Kennedy Toole y su novela, publicada póstumamente en 1980. Detrás de este libro con un sentido del humor tan único hay una historia triste: el autor escribió el libro en 1961 mientras realizaba el servicio militar, en él cuenta la vida de uno de los mejores personajes de la literatura moderna Ignatious Reilly, un excéntrico personaje que vivirá extrañas aventuras para encontrar trabajo. "La conjura de los necios" fue rechazada por todas las editoriales posibles que argumentaban que la novela "no trataba de nada en concreto", el autor decidió quitarse la vida en 1969 y jamás vio su obra publicada.

Su madre, sin embargo, luchó por los sueños de su hijo al encontrar el manuscrito años más tarde: imaginad a una señora mayor recorriendo todas las editoriales posibles de Nueva York llevando un viejo manuscrito bajo el brazo que nadie quería leer. Finalmente el escrito Walter Percy, después de mucha insistencia por parte de la señora, decidió darle una oportunidad y leerlo. Se enamoró del libro, lo publicó y cuenta esta historia en el prólogo. "La conjura de los necios" ganó el Premio Pulizter en 1981.

¿El libro que no trata de nada? No: el libro trata de todo. De la incomprensión, de la exclusión social, de la dificultad de salir adelante y sobrevivir si no entras a formar parte del sistema, de lo que la sociedad espera de ti. Del amor incondicional de las madres, del amor, en general, por loco que sea. De una persona que no se conforma con lo que tiene, pero que tampoco hace nada por cambiarlo.

Fahrenheit 451, de Ray Bradbury

Farenheit.jpg

Quizás esas suposiciones utópicas que os decía que suelo plantearme en muchas ocasiones tienen mucho que ver con la lectura de Fahrenheit 451: ¿qué pasaría si, en el futuro, no se nos permitiese tener acceso al conocimiento? ¿Si no pudiésemos leer libros? ¿Si el gobierno tuviese una patrulla especial dedicada a quemar todos los libros y a las personas que los leen? Ese es el planteamiento inicial de Fahrenheit 451: el título hace referencia a la temperatura en la escala de Fahrenheit (°F) a la que el papel de los libros se inflama y arde.

Si eres fan de novelas como 1984 de George Orwell o Un mundo feliz de Aldous Huxley (dos libros que también metería en esta lista, pero para no hacerla infinita la limité a cinco) podrás completar esta "trilogía" a medio camino entre la ciencia ficción y la realidad más aterradora con Fahrenheit.

El autor escribió este libro como crítica a la censura norteamericana conocida como «macarthismo» impulsada por el senador Joseph McCarthy durante un período de "caza de brujas" que pretendía acabar con todo tipo de literatura (y también por supuesto en cine y televisión) que recordase ligeramente al comunismo. Si queréis saber más sobre esta historia os recomendaría la película "Buenas noches y buena suerte" dirigida por George Clooney. El autor también se inspiró en la quema de libros durante el nazismo, imaginando un mundo en el que la censura ganase a la batalla a la libertad. Por estas razones el libro tuvo problemas para salir a la luz, ya que ninguna editorial quería arriesgarse a publicar un material que pudiese crear tanta controversial. Fue un jovencísimo Hugh Heffner quien decidió publicar la novela en capítulos en la revista Playboy.

Orgullo y prejuicio, de Jane Austen

Orgulloyprejuicio.jpg

Aunque os pueda parecer a primera vista que este libro no encaja con el resto de la selección, Orgullo y Prejuicio es una novela para leer una y otra vez. Os pongo en contexto: Virginia Woolf publicaba en 1929 un largo ensayo titulado "Una habitación propia" basado en dos conferencias que dio en los colegios femeninos de Newnham y Girton un año antes. En este brillante ensayo, la autora sentencia una frase ya mítica "Una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder dedicarse escribir".

Virginia Woolf explica en el libro la gran diferencia entre la literatura escrita por hombres y la escrita por mujeres a lo largo de la historia: la diferencia es principalmente cuantitativa, ¿cuántos libros escritos por hombres recordamos? ¿cuántos escritos por mujeres? Explicando el porqué de esta diferencia Virginia Woolf expone el caso de Jane Austen y se plantea cómo una mujer pudo haber escrito tal cantidad de libros, todos ellos con una prosa brillante, clara y muy lúcida, si escribía en un salón lleno de gente, cuando tenía un rato y dejaba a un lado las tareas del hogar, mientras fingía estar escribiendo cartas.

Para mí, ahí reside la grandeza de Jane Austen: una mujer que decidió escribir pese a las dificultades de la época y lo hizo muy bien: nadie relata mejor la vida victoriana, las pasiones de la época, las adversidades, las penurias y calamidades de esas mujeres burguesas cuyo único fin era conseguir marido. Sus protagonistas son siempre rebeldes, mujeres de casi treinta años que no siguen los protocolos sociales, que miran el amor antes que el dinero y que por lo general, tienen a sus enemigos en casa. "Orgullo y prejuicio" es quizás una de sus novelas más importantes, pero la lista es larga y todos sus libros merecen la pena.

Pregúntale al polvo, de John Fante

Preguntale_al_polvo.jpg

No recuerdo bien el momento en el que John Fante llegó a mi vida. Fue por casualidad, como todo lo que merece la pena. Compré una serie de libros para un viaje, el último de Murakami, una novela negra y de repente leí el título "Pregúntale al polvo", me pareció precioso, poético. Tuve que comprarlo y no me decepcionó.

El prólogo pertenecía a Bukowski, quien relanzó a un John Fante que ya había caído en el olvido. Guionista de la Paramount, nunca tuvo demasiado éxito como escritor hasta que la novela "Pregúntale al polvo" cayó en manos del mismísimo Charles Bukowski quien reconoce en ese prólogo que para él, Fante ha sido una de sus mayores influencias. Gracias a Bukowski la obra de John Fante fue relanzada y obtuvo un gran éxito casi 50 años después de su primera aparición.

La novela es parte de una tetralogía donde el protagonista es Arturo Bandini, el alter ego de Fante, pero son libros que pueden leerse por separado. "Pregúntale al polvo" es el segundo de estos cuatro libros: ambientado en Los Ángeles en los años 30, narra la vida de un aspirante a escritor que vive en un hotelucho de mala muerte y lucha por sobrevivir. El estilo de Fante está considerado "realismo sucio", con unas increíbles dosis de humor mezcladas con una historia a veces triste, a veces estúpida y a veces cruel.

Ahora me gustaría saber de vosotros, ¿cuáles son esos cinco libros que compraríais o regalaríais una y otra vez?

En Trendencias Lifestyle | The Wes Anderson Collection, una cuidada y preciosista edición perfecta para regalar el Día del libro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio